martes, 17 de marzo de 2009

SÍSIFO


>>Vi de igual modo a Sísifo, el cual padecía duros trabajos empujando con entrambas manos una enorme piedra. Forcejeaba con los pies y las manos e iba conduciendo la piedra hacia la cumbre de un monte; pero cuando ya le faltaba poco para doblarla, una fuerza poderosa derrocaba la insolente piedra que caía rodando a la llanura. Tornaba entonces a empujarla, haciendo fuerza, y el sudor le corría de los miembros y el polvo se levantaba sobre su cabeza.<<
(la odisea canto XI evocación de los muertos)

¿Quién es este desdichado ser?
¿Por qué de este castigo?
Hijo mortal de Éolo y nieto Deucalión, Sísifo, es para la mitología grecorromana, como el más astuto y menos escrupuloso de los mortales, cada episodio de su leyenda es la historia de una de sus artimañas. Entre los episodios mas memorables, se cuentan:
---Que cuando el reputado autor de numerosos latrocinios, Autólico, le robó sus rebaños, Sísifo sorprendió al ladrón al mostrarle la marca que por precaución le había grabado bajo la pezuña y que así decía: “Me ha robado Autólico”.
---Hay quien cuenta que Sísifo es el verdadero padre de Ulises, al usar su astucia, para convertirse durante una noche en el amante de Anticlea, que estaba prometida a Laertes.
---Y la peripecia que inicio el porque de su desdicha, sucede cuando fue testigo casual del rapto de Egina, hija de dios fluvial Asopo. Astutamente Sífifo, le propuso al desconsolado Asopo que a cambio de que le hiciese brotar un manantial en la ciudadela de Corinto donde se había instalado, le revelaría la identidad del raptor, que no era otro que el lujurioso “Zeus”.
---Zeus para vengarse de la delación envió a Tánato (la Muerte), para que se apoderara del delator, pero astutamente Sísifo consiguió hacerlo prisionero y lo retuvo cargado de cadenas, librando así por un tiempo a los mortales del funesto genio alado.
---El Dios de la guerra Ares, liberó a Tátano que reemprendió la persecución de su victima Sísifo y este al ver próxima su muerte le rogo a su esposa que no le tributase honras fúnebres, y que arrojara su cuerpo sin sepultura medio de la plaza pública. Cuando Sísifo llegó a los infiernos le pidió a Hades soberano de los infiernos, que le dejara regresar a la tierra con objeto de castigar la impiedad de su esposa. Sísifo regreso a Corinto, y cuando volvió a ver el rostro de este mundo, a gustar del agua y el sol, de las piedras cálidas y el mar, ya no quiso volver a la sombra infernal.
---Los llamamientos, iras y advertencias de Hades no sirvieron para nada. Vivió muchos años más, y fue necesario un decreto de los escarmentados dioses, por el que facultaban a Mercurio para que bajara a la tierra, detuviera a Sísifo, y lo arrojara a los infiernos, donde fue condenado a un castigo eterno y ejemplar: **empujar un enorme bloque de piedra hasta lo alto de una colina, desde donde caía hasta la base, teniendo que volver a empezar**.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Como humanos, todos tenemos un poco de ese desdichado ser…

Sísifo

Recomeça...
Se puderes,
Sem angústia e sem pressa.


E os passos que deres
Nesse caminho duro
Do futuro
Dá-os em liberdade.


Enquanto não alcances
Não descanses.


De nenhum fruto queiras só metade.
E, nunca saciado
Vai colhendo
Ilusões sucessivas no pomar
Sempre a sonhar

E vendo
Acordado,
O logro da aventura.

És homem, não te esqueças!
Só é tua a loucura
Onde com lucidez, te reconheças.


Miguel Torga