domingo, 30 de mayo de 2010

LEY DEL CANDADO

Pongo la tele, y en la uno están poniendo una película de acción del año 2000, y entre sus interpretes esta Brandy Ledford, actriz que al día de hoy tiene 41 años. Sinopsis de la película: La atractiva agente Mc Gregor es la jefa de la escolta del presidente de los Estados Unidos. Su inquietud es creciente a medida que se están recibiendo alarmantes correos electrónicos que anuncian la muerte del presidente, lo que les llevan a extremar las medidas de seguridad cuando acuden a la inauguración de un funicular

Y no sé porque me vino a la “memoria histórica” la semana trágica, también conocida por la semana roja del año 1909, que provoco la caída del conservador Antonio Maura y facilitaron el retorno del Partido Liberal a la presidencia del gobierno, en Segismundo Moret.
Moret fue sustituido el 9 de febrero de 1910, por Canalejas en un gabinete en el cual él mismo hubo de ejercer el Ministerio de Gracia y Justicia entre junio de 1911 y marzo de 1912.
Durante su jefatura gubernamental, Canalejas, planteó el duro problema de la cuestión religiosa, en la conocida popularmente como 'Ley del Candado' de 1910, (gaceta de madrid 28/12/1910) conflictiva norma que delimitaba de forma rigurosa las áreas de influencia de la Iglesia y el Estado.
En el orden social, impulsó medidas de regulación laboral -fueron prácticamente los comienzos- y, en el año 1911, eliminó determinados impuestos, así como decretó la obligatoriedad del servicio militar.
Asimismo, en 1911, tuvo que tomar decisivas decisiones en Marruecos, cuando, ante el avance de las tropas francesas en ese territorio carente de una clara delimitación colonial, ordenó la ocupación de Larache, Arcila y Alcazarquivir, así como el comienzo de la negociación de los tratados que darían lugar más tarde a la creación del Protectorado de Marruecos. Con respecto al problema planteado por el nacionalismo catalán, en julio de 1912 consiguió que el Congreso de los Diputados aprobara su proyecto de Mancomunidad de Cataluña (agrupaciones de provincias o municipios), acordado en colaboración con Enric Prat de la Riba

El 12 de noviembre de 1912 según el relato hecho por Fernando Soldevilla en "El año Político": "Acaeció en la Puerta del Sol, casi esquina a la calle Carretas, poco antes de las doce de la mañana el señor Canalejas, que tenía la costumbre, no exenta de cierta vanidad explicable, de recorrer frecuentemente a pie y solo o casi solo las calles de Madrid demostrando así que no tenía que temer agresión alguna por parte del pueblo, acababa de salir de su casa y se dirigía a Gobernación, donde tenía citados a sus compañeros de Gobierno para celebrar Consejo. [...] Al pasar por la librería del señor San Martín se detuvo ante el escaparate a examinar las nuevas publicaciones, el librero que se hallaba mirando hacia el exterior del establecimiento, observó que a don José Canalejas, que se había parado un momento a mirar el pequeño escaparate de la puerta de la entrada, se le acercó un sujeto con traje azul y un gabán oscuro, y en el momento que el señor Canalejas dejaba de mirar el escaparate y se volvía para reanudar su marcha, hacia el Ministerio de la Gobernación, le disparó un tiro de revólver. [...] El señor Canalejas se llevó las manos a la cara y se tambaleó; pero aun se rehízo y, queriendo defenderse, adelantó un paso hacia el asesino, pero al instante cayó al suelo. [...] Varias personas se dirigieron hacia el agresor. Al borde de la acera había un coche particular. El ordenanza de la Sociedad Filarmónica, Víctor Galán, se abalanzó sobre el asesino y le sujetó por los hombros. El asesino, entonces pudo dar un salto hacia el arroyo y dando la vuelta por la caja del carruaje, se disparó un tiro en la sien derecha y, tambaleándose, dio algunos pasos hasta caer a unos cuatro metros de la acera.""

¡¡CAVILEMOS!!, que nadie piense que pretendo ver similitudes, es un poco recordar lo que hace cien años estaba sucediendo, con la imposición de la “Ley del Candado”, que hoy, el señor Rodríguez pretende emular.
Por lo demás, le pido a Dios nos libre a los españoles, y a todos los ciudadanos del mundo, de semejante canallesco y despreciable magnicidio, la dignidad del ser humano está muy por encima de cualquier ideología doctrina o pensamiento, que Dios nos libre de un canalla como
Manuel Pardiñas, ni de incitadores que hacen cegar a hombres y mujeres como Pardiñas.

No hay comentarios: